Comida “por si las moscas”

Solemos ser gente previsora, o al menos lo procuramos, y siempre tenemos a mano ciertas cosas de “por si las moscas” y de las más importantes son los alimentos.

El Agua

Con respecto al agua el tema es sencillo, tendremos que hacer un cálculo mental de cuánta agua embotellada podemos necesitar o a qué ritmo la vamos a agotar y como enfrentaremos un corte de suministro, por ejemplo:

  1. Consumimos las botellas metálicas o de vidrio que tenemos en la nevera (para que estén fresquitos), tenemos dos o tres litros que nos pueden servir para un día o dos si racionamos y hacemos comida que no necesite agua.
  2. Agua embotellada Tenemos unos 30 litros guardados en casa, contando con lo que usamos para beber y algo para cocinar. Además de la higiene (recordad que para un apaño podemos usar las toallitas de bebés u otros métodos alternativos) calculamos que consumiremos entre 3 y 5 litros por día, lo que nos aporta suministro de agua para entre una semana y diez días.
  3. Tenemos métodos de potabilización de agua y conocemos la ubicación de distintos ríos.

En general no es necesario llegar al punto 3, un corte de agua no suele superar las 12 horas, pero según la zona nos podemos encontrar con el caso de tener que pasar varios días sin agua. En estos casos lo más normal sería acudir al centro comercial a comprar agua, pero por desgracia todo el mundo tiene la misma idea. Nunca está de más anticiparse un poco.

Como truco podemos decir que cuando hay cortes de agua provocados por avería, lo primero que suele hacer la empresa de suministro es dejar un palé completo de agua embotellada, si se puede, y sin abusar, no está de más aprovecharlo y coger alguna botella de más.

Por cierto, os recordamos este post donde ya tratamos el tema del agua y comentamos más ampliamente los 3 puntos vistos.

La Comida

Con respecto a la comida, lo que prima es la duración, y debemos diferenciar entre la comida que depende del agua y la que no.

Por ejemplo, las sopas de sobre son una buena opción, aunque tengan fecha de caducidad/consumo preferente. Nosotros hemos tomado sobres de sopa que llevaban más de 2 años caducadas sin problema, pero las cremas de sobre no dan tan buen resultado. Es mejor centrarse en las sopas, son baratas, no se ponen malas y además usan poca agua, con 1 litro sacamos 4 raciones.

Otra opción interesante es la comida liofilizada

Tienen mucha duración y ocupan poco espacio, con esto tendremos una comida más completa que “una sopita”. Pero por desgracia es algo más caro. Había una página francesa que comercializaba comida liofilizada orientada a deportistas y emergencias, que tenían algunos platos de comida por poco menos de 5€. La gran pega de este tipo de comida es su precio, cada plato ronda entre los 5€ y los 8€, pero se puede encontrar todo tipo de comidas.

Finalmente podemos contar también con la comida específicamente diseñada para emergencias.

Raciones de Supervivencia
Los peques la toman mezclado con agua a modo de puré y los mayores directamente a pequeños mordiscos.

En resumen

Comida Deshidratada por orden de duración y precio:

  1. Sopas de sobre
  2. Comida para deportistas
  3. Raciones de emergencias

También tenemos que contar con la clásica comida enlatada. En general está sometida a un tratamiento por el cual no se suele poner mala y dura muchos años (aunque en la lata venga la fecha de caducidad) pero siempre tenemos que tener mucho cuidado y examinar la lata antes de abrirla. Si la lata está hinchada no debemos consumirlo bajo ningún concepto, porque es un síntoma de que está contaminada por Toxina Botulínica, algo muy peligroso.

En el caso de la comida enlatada no recomiendo comprar las típicas albóndigas, habrá a quien le gusten pero personalmente me parecen asquerosas.

Recomiendo comprar fabadas, cocido, callos, marisco, sardinas y cosas así.

También hay que tener en cuenta que algunos alimentos duran muchísimo tiempo, y su caducidad viene marcada más por la duración del envase que por la caducidad del alimento en sí mismo. En general toda la legumbre seca, los garbanzos, lentejas, judías etc pueden aguantar años perfectamente. Con la pasta y los cereales pasa lo mismo, tanto los macarrones como los spaguettis, como con la harina. Lo más recomendable es cambiar el envoltorio original (plástico del malo por lo general) por tarros bien limpios que tengamos en casa.

Uno de los alimentos más importantes en el día a día es la leche, y también suele suponer serios problemas porque tiene una caducidad limitada, sobre todo cuando el cartón está abierto. En este caso la mejor solución es comprar leche en polvo, aunque sea algo más cara, siempre tendremos disponible la leche.

Además debemos recordar que hay ciertas cosas que simplemente no caducan, como la sal, el azúcar o la miel, y que nosotros mismo en casa podemos elaborar nuestras propias conservas con miel, con almíbar (azúcar), con vino, vinagre, aceite o sal. Hay muchas recetas, y también podemos deshidratar nuestra propia comida, la fruta por ejemplo, o la carne para hacer cecina casera, aunque en este caso es recomendable tener una máquina de deshidratar.

Para quien tenga curiosidad por saber algo más recomiendo a investigar lo siguiente:

Tsampa / Sampa
Biscoctum
Pan Eterno

Ya nos contaréis si hacéis algún experimento casero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s