Cómo hacer Monodosis de Betadine

Así es como hacemos el truquito de las monodosis de betadine. Os las hemos mencionado en el Botiquín de Emergencia en el Coche. Este truco se puede usar para otras muchas cosas, como sal, pimienta, suero, etc. pero la sustancia que pongamos debe ser no inflamable.

Para elaborar nuestras propias Monodosis de Betadine…

Necesitaremos:

Betadine –> O la sustancia que usemos en las monodosis
Alicates
–> Yo uso unos de pico de pato.
Tijeras –> Para cortar las pajitas
Una llama de baja intensidad y larga duración –> lo más fácil, una vela
Aguja de Jeringa –> No es imprescindible pero es muy útil para meter el líquido en la pajita sin dejarlo todo perdido. Se puede conseguir fácilmente en cualquier farmacia con una jeringa.

Elaboración de las Monodosis de Betadine:

Lo primero que haremos será cortar las pajitas de la medida necesaria. Se puede hacer monodosis de diferentes medidas para diferentes ocasiones. Se pilla el extremo con el alicate dejando que sobresalga un milímetro (más o menos, que tampoco hay que ser exigente) y se acerca a la llama para que por calor se funda quedando sellado un extremo de la pajita.

Poniendo la aguja en el betadine y colocando después la pajita por el agujero que está abierto, se le da la vuelta a todo y se rellena la pajita procurando no manchar el borde de la pajita para que después selle mejor.

Después, se vuelve a sellar de la misma manera que la primera vez el otro extremo de la pajita. Se pilla el extremo que aún queda abierto de la pajita con los alicates una vez esté rellena la pajita (os recuerdo que se puede meter casi de todo… desde sal, azúcar, pimienta o lo que podáis necesitar) y se hace el mismo proceso de sellado con el fuego de la vela que al principio. Éste es el punto más delicado porque si quedan restos de algo en el extremo es muy probable que no quede bien sellado.

Una vez terminado, recomiendo presionar un poco con cuidado para verificar que no tengamos pérdidas. Una vez hecho esto se mantendrá sellado hasta que lo necesitemos, momento en que cortando con cuidado un extremo dispondremos de Betadine o de lo que hayamos guardado.

Monodosis de Betadine Finales

¿Os animáis a probar a realizar vuestras propias monodosis de betadine? ¿Nos contáis vuestra experiencia?
¡Déjanos tus comentarios!

Cómo hacer Jabón Casero

Aprovechando un viaje al pueblo, liamos al abuelo para que nos enseñara a hacer jabón casero del de toda la vida.

Lo primero que hay que decir es que se necesita bastante espacio al aire libre. Además, las ollas y herramientas que utilicemos para esto no deben ser usadas para otras cosas.

Necesitaremos:

  • 6 litros de agua
  • 6 litros de aceite de cocina usado pero filtrado lo mejor posible
  • 1 Kg de sosa cáustica
  • 1 Cazuela grande (aunque nosotros hemos usado 2)
  • 1 Molde (de madera preferiblemente)

Elaboración:

Lo primero que debemos hacer es mezclar la sosa con el agua y remover lentamente con un palo de madera sin pintar, hasta que se deshaga y se enfríe. Mucho cuidado en esta fase porque el agua prácticamente entrará en ebullición. Peques alejados y mucho cuidado.

Una vez que se templa en recipiente del agua con la sosa, añadimos el aceite y volvemos a remover. Esta fase es la más tediosa, debemos seguir removiendo despacio y sin parar durante la hora u hora y media que tarde en cuajarse la mezcla. En este caso el método del abuelo es que podemos dejar de remover cuando al dejar el palo clavado en el centro de la olla no se caiga.

También es recomendable elaborar el jabón en época de invierno, así se mezclará mejor y se enfriará antes.

Una vez cuajado lo dejaremos reposar durante toda la noche y al día siguiente tenemos que ponerlo al fuego a hervir, cuando empiece a hervir, iremos recogiendo el jabón en forma de pasta con un cucharón y lo pondremos en una caja de madera con un plástico debajo al que le hayamos hecho algunos agujeros para que escurra el líquido que no nos sirve.

Tanto por los agujeros de la caja como al fondo de la cazuela que usemos nos quedará un líquido que no se puede aprovechar. Es bastante tóxico porque son restos de la sosa cáustica, por lo que debemos tener cuidado con dónde lo tiramos.

Una vez que el jabón se haya enfriado y endurecido en la caja podremos sacarlo con ayuda del plástico (una simple bolsa de basura abierta por ejemplo, no se necesita más) y lo cortaremos en partes más manejables.

Jabon Casero Final

El jabón resultante es bastante basto y únicamente se usa para lavar la ropa y las manos o alguna pequeña herida. No es muy recomendable para uso diario sobre el cuerpo.

Jabon Casero Final en Partes

Hay un par de cosas que podemos hacer para refinar un poco el jabón. Lo primero es que cuanto más filtrado y limpio esté el aceite mejor. La mezcla de ingredientes tiene que ser lo más fina posible y no debemos dejar de remover continuamente. Y por último, para añadir alguna esencia o aroma al jabón, podremos hacerlo una vez que lo volquemos en la caja para que solidifique mezclándolo muy bien.

Como hemos dicho al principio, es necesario que dispongamos de espacio y, dado el uso de los productos químicos, también es recomendable preparar las mezclas al aire libre o en zona muy bien ventilada.

Botiquín de Emergencia en el Coche

En esta entrada vamos a hablar sobre el botiquín que llevamos en el coche.

La idea original era poder contar con aquellas cosas que nos pueden hacer falta según los problemas que se vayan a presentar. Así que recomendamos que el botiquín sea dinámico, es decir, que se vaya modificando según las necesidades que vamos observando.

CAJA CON MATERIAL DE EMERGENCIA

Caja Emergencia Botiquin Coche

Para que podáis identificar mejor, os numeramos en la foto el material del que hablamos. En él se encuentran lo siguiente:

(1) Dalsy –> El amigo de los niños. Sirve como antiinflamatorio, un poco de anestesia y un poco antipirético (para la fiebre).

(2) Tijeras de ropa –> Son geniales para cortar tela, y muy seguras para poder cortar ropa que lleva puesta el paciente sin hacer daño. De ahí su forma curvada. (además se merienda los cinturones de seguridad del coche que es cosa fina).

(3) Tijeras Mariposa –> Habría que saber utilizarlas en caso de emergencia, pero sirven a modo de pinzas. Son muy multiusos y los llevamos por su versatilidad.

(4) Gasas –> Usamos de dos tamaños, pequeñas y grandes. Sirven para limpiar, para taponar y para proteger. En la última visita al pueblo el peque visitaba el suelo tan a menudo que las rodillas acabaron un poco perjudicadas. :La solución fue improvisar un par de rodilleras con gasa y dos vueltas de esparadrapo. ¡Fin del problema!

Debo aclarar que en el pueblo no teníamos material y, gracias a tenerlo en el coche, pudimos improvisar la solución. De lo contrario tendríamos que haber buscado, sin saber dónde buscar.

(5) Guantes –> Recomendamos que sean de Nitrilo si se puede elegir. Son más resistentes, no afean con el tiempo y es menos probable tener reacción alérgica. Enrollados por pares, como los calcetines, ocupan poco y nos protegen de pacientes “desconocidos” o a ellos de nosotros, si tenemos las manos sucias.

En un momento de muchísima emergencia, en un caso real de supervivencia extrema, sirven para transportar agua. Pero igual es un caso muy exagerado (siempre que no tengan polvo lubricante).

(6) Vendas –> Lo ideal es llevar al menos una de cada tamaño, pero tenemos un espacio limitado, optamos por dos pequeñas, una de algodón y una Creppé. Si hiciera falta una venda más grande es porque necesitamos una ambulancia.

(7) Manta Reflectante –> Cuestan poco, ocupan menos y el peso es cercano a cero. Son muy recomendables. Sirven para reflejar el calor hacia dentro en zonas de frío o hacia fuera en zonas de calor. Si alguien no las conoce, las pobrecitas han criado mala fama por el uso de tapar a pacientes en arcenes de carretera. Pero os aseguro que son increíblemente útiles. Hay en youtube vídeos de gente que hace campamentos y únicamente utiliza una manta de estas y unas velas de té para calentarse y parece que están casi cómodos.

Por cierto, la parte que refleja el calor es la plateada. AQUÍ tenéis más información.

(8) Esponja prejabonada –> Con un poco de agua son perfectas para lavar heridas, sobre todo aquellas ocasionadas al caernos en zona de tierra donde se nos puede quedar alguna piedrecita enquistada y provocarnos una infección. Pueden ser algo complicadas de conseguir y desde luego no son indispensables. Pero si se puede son una opción a tener en cuenta.

(9) Esparadrapo –> Son muy útiles, sobre todo si tenemos que manejarnos con vendas. Ayudan a fijar las gasas que usemos para taponar heridas.

(X) Termómetro –> Casi nos olvidamos de este elemento, es más, en las fotos no sale porque no se nos había ocurrido hasta ahora (¿veis lo de que el botiquín debe ser dinámico?). Sería importante que no fuera a pilas, tampoco de mercurio (que ya ni se venden). Pero hay unos que van con alcohol y que ocupan muy poco.

Caja con Medicación (Pastillas)

Caja de Medicinas Botiquin Emergencia Coche

La caja es una caja de tabaco de pipa reutilizada. Como es metálica y no necesitamos cierre hermético, nos venía genial de tamaño. Pero se pueden usar también de madera

(1) Antihistamínico –> Si somos alérgicos, sobre todo en caso de temporada, y vamos de viaje, nunca sabemos cuándo nos puede afectar la alergia. Si no somos alérgicos, no es imprescindible llevar esta medicación.

Como hemos dicho con anterioridad, deberemos adaptarnos cada uno a nuestras necesidades.

(2) Almax –> Los ardores de estómago pueden ser realmente muy molestos. Así que lo llevamos para evitar la lata que dan.

(3) Tiritas –> De las normales que sirven para un dedo y poco más, apenas ocupan y son la solución ideal para heridas en manos donde gasa+esparadrapo resulta incómodo.

Las llevamos en esta caja para que no se pierdan y desparramen.

(4) Ipuprofeno o Paracetamol –> Creo que es algo que se lleva siempre encima y que no debería faltar también en estos casos. Para dolor de cabeza, antigripal, antiinflamatorio es un gran imprescindible en un botiquín de emergencia que se precie.

Por supuesto en este apartado habría que contemplar la medicación que necesite algún miembro del grupo que tome medicinas regularmente, al menos para 24 horas.

Tampoco sería mala idea llevar algún antigripal que nos pueda ayudar con un catarro inoportuno.

“Bote de la Tripa”

Bote de la Tripa Botiquin Emergencia Coche

(1) Suero Oral para Adulto –> En caso de deshidratación, de malestar estomacal, este preparado nos podría aliviar mucho el malestar.

(2) Suero Oral para Bebé –> Igual que en caso del adulto, lo tenemos en versión para bebé. En nuestro caso el peque ya podría tomar del de mayores, pero por si acaso pone pegas con el sabor llevamos los dos.

(3) Fortasec –> Para ayudar a cortar la diarrea. Aunque no es lo mejor, es mejor que nada muchas veces.

(4) Bote y dispensador para Bebé –> Este bote que viene en los paquetes de Suero para niños es útil para controlar la ingesta de líquidos por parte de los peques si creemos que están en situación de deshidratarse.

Caja de Betadine y Suero Fisiológico

Caja Betadine y Suero Botiquin Emergencia Coche

(1) Suero Fisiológico –> Sirve tanto para limpiar heridas como, en un momento dado, limpiar material. Es apto y perfecto para el cuerpo humano. Un imprescindible en cualquier situación.

Existe tanto en monodosis como en bote. Nosotros escogimos la monodosis porque así no pierde propiedades al abrir y ponemos suficientes para no quedarnos cortos en cantidad.

(2) Betadine –> Sirve para desinfectar heridas y ayuda a cicatrizar. Hay que tener cuidado con los alérgicos al yodo. Pero es otro imprescindible en cualquier botiquín.

Cuando preparamos el botiquín no teníamos Betadine en monodosis así que usamos un pequeño truquito.

Con unos alicates planos, tijeras y pajitas. Cojemos la pajita y con los alicates apretamos una punta. Utilizando el calor de una llama (una vela suele ser lo mejor) hacemos que el plástico se funda, sellando la pajita por un lado. Una vez hecho esto rellenamos de betadine (o de lo que necesitemos, suero o condimentos de cocina, sal, pimienta etc) y repetimos por el otro lado. Es recomendable no llenar del todo y asegurarnos de que no gotee. A veces el líquido no deja que selle bien y hay que insistir. Otras veces no se consigue y es mejor seguir con otra pajita. Como se puede observar en la caja, siempre hay alguno que gotea un poco, pero en general es un apaño bastante bueno para fabricarnos “monodosis”.

¿Cómo debe ser la Caja del Botiquín?

Caja Emergencia Botiquin Cerrada Coche

Caja del Botiquín –> Esto es complicado, tan grande como se necesite pero tan pequeño como sea posible. Lo único que podemos aportar es la idea de llevar los materiales apuntados en una hojita para poder consultarlo, y se pueden incluir fechas de caducidad, así no hará falta desmontar el botiquín para revisar. Con mirar la hoja será suficiente.

Como podéis ver en la foto, hemos reutilizado una caja de plástico donde guardar cosas. Tiene el tamaño de una caja de zapatos por si preferís reutilizar en lugar de comprar. A nosotros nos sobraba un día que hicimos limpieza y reaprovechamos para esto.

BOLSA PARA BEBÉS

Bolsa Pañales Botiquin Emergencia Coche

(Bola Extra) La bolsa de pañales –> Esto es lo más necesario que llevamos en el coche. He perdido la cuenta de la cantidad de veces que nos ha sacado de un apuro. A veces se nos habían acabado los pañales del cochecito del peque, otras directamente no lo llevábamos (nuestro peque ya anda solo y a veces el carrito es un poco molestia) y en alguna ocasión nos hemos ido un finde completo y nadie se acordó de meter pañales en el equipaje.

En un bolso que ya no usamos llevamos: un cambiador, un paquete de toallitas, un par de calcetines y un body. Además de todos los pañales que nos caben en el bolso. La bolsa de pañales siempre está en el maletero y cuando se usa inmediatamente se repone. En invierno también solemos meter alguna sudadera y algún pantalón.

Pero de la preparación del coche para invierno hablaremos otro día.

Visita al Castillo de Coca

El pasado sábado os colgamos esta foto en Instagram con nuestra cuenta SupervivenciaEnFamilia:

Y es que hemos decidido hacer un pequeño juego en esta Red Social. Cuando vayamos a algún sitio de excursión, os daremos unos días para adivinar dónde es. Y en esta ocasión ha sido, como bien dice el título, Coca. Fuimos al Castillo de Coca.

La verdad es que nos hablaron del Castillo de Coca así como muy por encima. Un “me han dicho que es muy bonito” y decidimos darle una oportunidad. Como no estaba demasiado lejos de casa, lo organizamos todo para ir el sábado por la mañana. Papá buscó un restaurante por la zona en la que se pueda comer, preguntó por menú infantil, y reservó el sitio. ¡Voilá! El sábado por la mañana teníamos excursión.

Entre unas cosas y otras Hijo se quedó con los abuelos y fue una excursión de Novios. Así hacíamos una primera expedición para volver en futuros en los que el peque se pudiera enterar de algo… ¡y menos mal!

Como reservamos pronto porque los horarios de Hijo se imponen, llegamos justo a la hora de comer al Restaurante La Muralla, a la entrada de la zona histórica de Coca. Tienen Carta, Menú de Día, Menú de Fin de Semana y Menú Segoviano. Nos decidimos por este último que ya habíamos probado en otros restaurantes. ¡¡Estaba requetebueno!! Y nos soprendió que la cantidad era generosa, los camareros eran muy amables y el sitio nos gustó mucho.

Visita a Coca

Para bajar la comida y esperar que el Castillo abriera, dimos una vuelta por la zona histórica de Coca. A la entrada se puede subir a la Muralla y sentirte como si estuvieras en aquella época. Está muy bien conservada, hasta se puede ver el rastrillo de la entrada.

Nada más entrar tenéis un cartel explicativo de todo y un busto de Teodosio el Grande. Fue el último emperador en gobernar todo el mundo romano, natural de Cauca (Coca). Toda la información la podéis encontrar en la página de Turismo del Ayuntamiento de Coca.

Paseamos por el recinto y al poco nos encontramos con la Iglesia de Santa María la Mayor. No entramos, pero nos comentaron después que está abierta siempre y puedes empujar la puerta. Una de ellas cuesta más abrir, pero que no hay problema por hacerlo y entrar. Nos pareció curioso que en un pueblo tan pequeño hubiera una iglesia tan grande.

Iglesia Santa Maria la Mayor

Seguimos paseando y nos encontramos con una curiosidad a la que no pudimos acceder desde la calle. Luego nos contaron que es una construcción particular de un ciudadano del pueblo que lo hizo para su nieta con materiales reciclados.

Luego llegamos a la Torre de San Nicolás. Por lo visto formaba parte de una iglesia también. Nos sentamos a sus pies y observamos que a las 3 de la tarde hace la misma temperatura que en el Sur a las 3 de la mañana en pleno verano.

Visita al Castillo

Cerca de la hora de entrada para el castillo, nos acercamos y lo rodeamos. Nos sorprendió lo bonito y bien conservado que se veía desde fuera. Y flipamos con el foso… ¡¡Menudo foso!! Luego nos contaron que el foso se hacía mientras se sacaba la arcilla para hacer los ladrillos del propio castillo. El castillo de Coca tiene dos entradas, un puente levadizo (que hoy en día no es practicable) y un puente de piedra (que en su día debió ser levadizo).

Al terminar de dar la vuelta al Castillo de Coca, faltaba media hora para abrir y descubrimos una tienda de productos artesanos muy cerca. Entramos para ver las cervezas artesanas que anunciaban y mientras mirábamos nos atendió un chico muy majo. Nos explicó las diferentes procedencias y gustos de las cervezas que estábamos mirando. Y decidimos comprar después de la visita al castillo para no ir cargados al mismo.

Mientras nos tomamos un refresco se animó a hacer un poco de guía. Era de allí y se conocía todo el pueblo (lógicamente). Nos habló de las curiosidades del castillo, nos resolvió dudas que nos quedaron del pueblo e incluso nos creó una ruta para antes de irnos del pueblo con cosas que debíamos ver.

En la tienda hemos visto productos muy buenos, creemos que es una visita interesante. Además, está a menos de minuto y medio del propio castillo. Autenticos CyL.

Dentro del Castillo de Coca

Una vez dentro del castillo, mientras esperábamos la visita guiada (incluída en el precio de la entrada) que comenzaría 15 minutos más tarde, lo rodeamos también por dentro. De ahí sacamos estas fotos que esperamos que os gusten.

La visita discurrió sobre todo en la Torre del Homenaje. Nada más comenzar, vimos un vídeo explicativo sobre la historia del Castillo protagonizado por el Señor Fonseca que lo mandó a constuir. Y fuimos subiendo los escalones pasando por diferentes salas donde parábamos para las explicaciones.

Y aquí fue donde nos alegramos que no viniera Hijo. Los escalones eran bastante altos y estrechos. Recomendaban antes de la visita que las personas con algún problema físico se lo planteara dos veces. Estando operada de la rodilla, no lo pasé muy mal, pero a los dos años de la operación me le tendría que haber replanteado.

No hicimos fotos durante la visita guiada, pero es realmente recomendable.

¡Esperamos que os haya gustado este post y nos recomendéis también sitios a los que ir!

Cómo hacer Encendedores de Fuego Ecológicos

Uno de los problemas más habituales que se encuentra casi cualquier persona a la hora de encender un fuego, ya sea para calentar o para cocinar, es que no hay manera de que las llamas pasen de la yesca a la madera. Todos solemos poner algo de papel, algunas astillas o piñas en muchos casos, pero hay ciertos inconvenientes. El papel dura muy poco y genera una capa de ceniza que evita que entre aire al fuego, las astillas hay que prepararlas y es necesario que estén bien secas o en su defecto que contengan mucha resina. Y las piñas tienen la mala costumbre de soltar muchas chispas y a veces hasta explotar.

Para facilitar el encendido del fuego nosotros recurrimos a una receta casera donde aprovechamos restos de cera de velas que ya no nos sirven.

Necesitamos los siguiente:

Tarro con restos de cera
Bolitas de algodón o en su defecto de tela o de algún tipo de yesca parecido.
Pinzas para poder meter las bolas de algodón sin quemarnos.
Cazuela con agua.
Bandeja con periódicos o cartón.

Cuando una vela ya no nos sirve, generalmente siempre quedan restos de cera o parafina que no se han consumido. Esos restos los guardamos en un tarro de vidrio (mahonesa vacío o pepinillos, cualquier bote con tamaño medio y boca ancha nos vale) y cuando el bote está bien relleno lo ponemos al fuego al baño maría. Es muy importante no poner nunca la cera a derretir en un cacharro de metal al fuego, porque la cera puede arder y podemos tener un grave accidente. Siempre debemos usar una cazuela con agua y poner dentro el tarro.

Al cabo de un rato la cera se irá derritiendo y usaremos unas pinzas para ir introduciendo el algodón para impregnarlo de cera. Después lo pondremos en la bandeja con papel. Una vez enfriado se endurece y podremos almacenarlos.

Lo mejor que tiene este método para nosotros es que la mayor parte del material es reciclado por lo que salen muy baratas, se almacenan fácilmente y no entrañan ningún peligro. Son completamente impermeables y puedes transportar perfectamente en cualquier mochila sin problemas (aunque recomiendo llevarlo en una bolsa por si se derritieran un poco por culpa del calor, aunque no me ha pasado nunca)

Encendedores de Cera de Algodon

La parte negativa de este método es que solo podremos usar un encendedor cada vez y puede costar un poco que agarre la llama. Para eso lo mejor es arañar un poco con la uña para “despeluchar” un poco y así prende mucho mejor.

Una vez el encendedor está comenzando a arder podemos colocarlo fácilmente en el lugar que hayamos reservado para ello en la hoguera y veremos que tiene dos beneficios muy a tener en cuenta.

Lo primero es que duran mucho tiempo ardiendo, lo que facilita que ardan las pequeñas ramitas que hayamos puesto encima, incluso que se sequen un poco cuando están algo húmedas. También que una vez avanzado el fuego, el encendedor comienza a derretirse, esto provoca que la cera derretida fluya hacia abajo por la madera facilitando también que las llamas vayan prendiendo en algún punto más.

Es barato, tiene los beneficios de los encendedores ecológicos cuando está en frío y los del alcohol de quemar cuando está caliente. Además de que el proceso no perjudica al medioambiente.

Si queréis saber más sobre cómo encender un fuego fácilmente, os dejo el enlace del FUEGO INVERTIDO. ¡Esperamos que os haya gustado!

Linternas. Tipos

Después de algún tiempo de parón, retomamos un poco la historia hablando de otro tema:

LINTERNAS

Debemos diferenciar entre dos grandes grupos

Iluminación personal

Consideraremos iluminación personal aquella que llevará cada persona de forma individual. Es recomendable siempre que sean de batería porque suelen tener mayor duración y potencia. Podemos distinguir tres tipos generales:

Frontales –> Tienen la ventaja de que dejan al usuario las manos libres, siempre enfocan allá donde el usuario esté mirando. Aunque eso a veces implica que nos ceguemos unos a otros al hablar y presentan la desventaja de que ocupan bastante espacio, al menos las que tienen una potencia y capacidad un poco más competitivas.

De mano –> Son pequeñas y por lo general bastante potentes. Concentran muy bien el haz de luz puesto que suele ser regulable y gracias a su escaso tamaño caben en cualquier bolsillo. Como inconveniente cabe señalar que su duración suele ser inferior y que siempre corren el riesgo de llevarse más golpes.

Inspección –> Son aquellas linternas que están pensadas para usarse en inspección de vehículos o situaciones semejantes. Se caracterizan por tener un haz de luz muy grande, iluminan muy bien, pero también son muy voluminosas.

Linternas Inspección

Como resumen dentro de las linternas individuales podríamos recomendar los siguientes usos:

Linterna de mano para llevar siempre encima en el día a día pasa que nos saquen de un apuro. Linterna frontal para aquellas ocasiones en las que sepamos con antelación que necesitaremos el uso de linternas. Y las de Inspección van muy bien para tener en casa en caso de corte de luz nocturno o para algún trabajo ocasional que tengamos que realizar.

Iluminación estática:

Dentro del grupo de iluminación estática, que serían aquellas que tenemos colocadas de forma permanente en algún lugar de la casa, la variedad es mucho más amplia.

Desde linternas de mano que al desenroscar una parte se convierten en pequeñas linternas ambientales

Como sistemas de baterías placa solar y bombillas de 12V que instalamos en algún sitio por ausencia de toma eléctrica o para tener un método de iluminación en caso de apagones.

En todo caso, personalmente recomiendo utilizar métodos alternativos más tradicionales pero también más fiables.

Velas

O Candiles

Personalmente recomiendo tener una forma alternativa de iluminación por cada estancia. Y siempre un método portátil en un lugar donde todo el mundo sepa que está. En el caso de usar métodos basados en el fuego, como velas, es muy recomendable dejar siempre al lado un mechero o unas cerillas, sino es difícil encontrarlo cuando nos haga falta.

Por regla general, en caso de quedarnos a oscuras de forma repentina, lo primero que haremos todos será echar mano del móvil que suelen tener linterna. A partir de ahí utilizaremos métodos portátiles si estamos fuera de casa o métodos más estáticos dentro de ella.

Como truco un poco al hilo del post, os muestro una idea que nosotros usamos y es bastante práctico:

Foco solar de led’s

Estos focos que se cargan de forma muy eficiente con luz solar, y gracias a Led’s iluminan mucho con poco consumo. Incorporan un sistema por el cual dejan de iluminar cuando cargan.

Nosotros las usamos normalmente con el peque. A veces no le gusta quedarse a oscuras en la habitación a la hora de dormir. Al ser solar, no generan gasto si se quedan toda la noche funcionando. También vienen muy bien en caso de cortes intermitentes de luz. Cuando reciben luz, se apagan y vuelven a encenderse solos en caso de corte de luz. Así no nos quedaremos nunca a oscuras.

Por último, no hemos podido evitar comprarle a nuestro peque también esta linterna manual con sus personajes favoritos:

Linternas Peque 2

Cosas Imprescindibles: BioLite

Una de las primeras cosas que compramos fue la BioLite. Cuando tuvimos noticias de su existencia, todavía no estaban en el mercado y había que solicitar la reserva para que te avisaran cuando estuvieran disponibles. Venían directamente desde Estados Unidos. Ahora en cambio los tienes en Amazon sin problemas

p1030486

¿Qué es una BioLite? Pues una mini estufa que funciona con leña. Se podría decir que es una estufa portátil de leña. Se caracteriza sobre todo por la cantidad de accesorios que tiene y lo fácil que es prenderla. Además, su soporte naranja (el que podéis ver a un lateral en la foto) ayuda a avivar el fuego (tiene un pequeño ventilador) y… ¡a cargar cualquier aparato con USB!

El acople naranja funciona con energía calorífica. Por lo que se retroalimenta constantemente. Al encender el ventilador ayuda a avivar el fuego, por lo que genera más calor y ese calor genera más energía. Tanta, como para cargar un móvil.

Igual que con cualquier estufa de leña, necesita yesca y leña. En las fotos podéis vernos con las maderas astilladas encendiendo la BioLite.

En la siguiente foto, podéis ver hasta dónde alcanza la llama con el ventilador. A pesara de estar en interior:

p1030523

Uno de los accesorios más útiles que se le pueden encontrar es una parrilla. Muy útil dado que reutiliza el calor muy bien si vamos de camping. Aunque requiere de una inversión inicial, puedes usarlo en cualquier lugar natural dado que la materia prima que utiliza es inagotable.

p1030537

Aprovecha totalmente la energía calorífica que produce, ¡¡a nosotros nos encanta!! Creemos que es una de las herramientas más útiles para cualquiera que le guste la supervivencia.

Es más, mientras estamos haciendo de comer, podemos seguir alimentando la llama.

p1030544

¡¡A comer!!

Actividad con Niños: Noche sin Luz

Un juego bastante divertido en familia cuando tenemos peques en casa es la Noche sin Luz.
Tal y como su nombre indica consiste en no encender luces desde que anochece hasta que nos vamos a la cama, a los enanos les suele encantar ir con sus linternas por casa de un lado para otro y le da al día un puntito de aventura, a los mayores nos sirve para darnos cuenta de hasta qué punto dependemos del suministro eléctrico.
Este juego puede tener la duración que nos apetezca y complicarlo hasta el extremo, puede ser simplemente no utilizar las luces de casa o no utilizar ningún tipo de aparato que depende total o parcialmente del suministro eléctrico.
De primera puede parecer una chorrada, hasta que empezamos a pensar en la costumbre que tenemos de ver la tele mientras cenamos, o de calentar la cena en el microondas, o simplemente de tener la calefacción encendida, porque amigos, si se va la luz, también nos quedaremos sincalefacción. Las cosas que hacemos cada día con monótona regularidad se pueden convertir en algo casi imposible si no estamos preparados. ¿cuánto duraría la comida de la nevera? ¿cómo lo hago para ducharme sin luz? ¿cómo calentamos la casa? ¿cómo cocinamos?
Con estas prácticas nos daremos cuenta de hasta qué punto dependemos de la electricidad.
Hoy por hoy no es habitual quedarse sin suministro eléctrico, pero aunque sea algo positivo puesto que hace que sea improbable que suframos un apagón de poco más de unos minutos, también hace que nos hayamos vuelto tan dependientes de ello que cada vez mayor parte de la población se vuelve incapaz de sobrevivir sin electricidad.

Curso Básico 4×4 – Terranatur (Opinión)

Uno de los regalos que trajeron los Reyes a casa fue la participación en un curso básico de conducción 4×4 con Terranatur. Tuvimos que posponerlo una vez y le teníamos muchas ganas, hasta que llegó el día. Después de un considerable madrugón, allá nos encaminamos la familia al completo.

Nos encontramos en un bar del pueblo y fuimos guiados todos los coches, uno detrás del otro, hacia la finca preparada para aprender el manejo.

Entre distintas pruebas nos hicieron bajar una pendiente muy pronunciada nada más comenzar. Nos metieron en charcos más grandes de los que nos atreveríamos a cruzar. Hicimos un alucinante cruce de puentes. Además, diferentes montículos con diversas dificultades.

Aprendimos muchísimas cosas, entre las más importantes se puede decir que aprendimos a perder el miedo y conocer bien los límites de nuestro coche. Más de una vez el coche estaba volcado en un ángulo en el que temí por mi vida (jajaja).

Para el copiloto también es un curso útil, entre otras cosas se aprende a guiar al piloto. Nosotros inventamos un sistema que no habían visto anteriormente. Se trata de guiar con los pulgares el ángulo de giro de las ruedas y con los índices el avance del coche. Si no se mueven los índices y se giran los pulgares, el coche deberá mover las ruedas paradas, pero si giramos mientras movemos los índices, deberá mover las ruedas durante el movimiento. Fue muy instructivo esta parte porque jamás imaginé que fuera algo tan importante.

También, debidas a las circunstancias climáticas, hemos tenido que conducir muchísimo por barro y tuvimos la oportunidad de hacerlo constantemente.

Una de las últimas pruebas fue conducir por una trialera (una zona con dificultad añadida) hecha con piedras y rocas en mitad del camino. Esta última prueba nos dejó un poco de mal sabor de boca. Estaba pensada para todoterreno y nosotros tenemos un SUV, lo cual no ha sido compatible con la altura exigida para esa prueba y ha dañado un poco el coche.

Nuestra impresión, en general, es bastante buena. Tienen muy buena profesionalidad para indicar en las partes más técnicas las soluciones más apropiadas para cada vehículo y se aprende muy bien a manejar tu vehículo en cualquier circunstancia.

Al final del todo hicimos una pequeña ruta antes de comer y aprendimos a interpretar un Rutómetro. Teníamos muchas ganas de aprender esto después de escuchar hablar sobre ello siempre en los programas del Dakar.

Antes de ir pregunté si es apropiado para niños de dos años de edad. Nos dijeron que era muy divertido para ellos dado que hay campo y piedras para jugar por todas partes, pero la verdad, después de haber ido, no recomiendo llevar a niños menores de 10 años. Es para estar concentrados durante el curso, pasan bastante tiempo en el coche y los horarios dependen de las actividades, por lo que no te puedes salir un momento para darle de comer al peque. Así que por las exigencias de horario de cada actividad, yo considero inadecuado llevar a niños… Ahora, todo depende del niño, el nuestro se portó extraordinariamente bien.

Sólo nos quedaría aclarar que los daños producidos durante la actividad no se hacen cargo desde Terranatur, le corresponde al cliente como único responsable la reparación de los daños durante el curso.

La Regla del Tres en Supervivencia

Dentro del mundo de la supervivencia hay muchas normas y reglas, pero una en concreto me parece especialmente importante, La Regla del 3.
Viene a establecer los límites de resistencia del cuerpo humano de una forma bastante fácil de recordar:
Una persona no puede estar más de:
3 minutos sin respirar.
3 horas en condiciones climatológicas adversas.
3 días sin beber agua.
3 semanas sin comer.