Cortar Leña con Cuña

Un método bastante seguro para cortar madera, y hasta cierto punto más cómodo es el corte con maza y cuña.

Como comentábamos en el Podcast (“Madera“) cuando los troncos gruesos de madera se secan, aparecen unas pequeñas grietas, que son el resultado de la evaporación del agua que tenía la madera. Nos ayudaremos de estar grietas para, colocando entre ellas la cuña y golpeando con la maza, resquebrajar la madera.

Al usar éste método estaremos influenciados siempre por la zona por donde estén las grietas, y si bien es cierto que podemos clavar la cuña donde no hay grietas y partir igualmente la madera, nos costará muchísimo más trabajo.

Como siempre, debemos tener presentes las normas mínimas de seguridad. Trabajar en una zona apartada, con el material en buen estado (nosotros acabamos de cambiar el mango de la maza porque ya estaba en mal estado) y con guantes.

El riesgo que se corre al cortar leña de esta manera, es que una vez clavada la cuña cuesta mucho trabajo sacarla de la madera si esta no se parte hasta el final, y por ello es imprescindible usar un mínimo de dos cuñas. Lo ideal es usar unas cuñas específicas para esta labor.

Con respecto a la cuña, si os fijáis nosotros solo tenemos una cuña de madera, así que usamos cortafríos planos. Existen cuñas de plástico y de aluminio reforzadas que pesan mucho menos, pero nosotros no las hemos probado.

Sobre las mazas, hay que encontrar un equilibrio con respecto al peso, cuando más pesen más difíciles son de levantar, pero más fuerza hacen a la hora de golpear. Los mangos pueden ser de madera (lo que nos obligará a sustituirlos de tarde en tarde) o de plástico.

Os facilitamos algunos enlaces de Amazon para adquirir el material si lo necesitáis (enlaces afiliados):

Silverline 868729 – Cuña para partir madera, 2,72 kg, surtido: colores aleatorios (azul/ rojo)

Silverline 676532 – Cuña para partir madera, 165 mm [Clase de eficiencia energética A]

Silverline HA37 – Maceta con mago de fibra de vidrio (900 g)

Silverline HA38 – Maceta con mago de fibra de vidrio (1,8 kg)

Bellota 5308-0 N – Maceta albañil, mango de madera de haya, 700 gramos

Cómo hacer Encendedores de Fuego Ecológicos

Uno de los problemas más habituales que se encuentra casi cualquier persona a la hora de encender un fuego, ya sea para calentar o para cocinar, es que no hay manera de que las llamas pasen de la yesca a la madera. Todos solemos poner algo de papel, algunas astillas o piñas en muchos casos, pero hay ciertos inconvenientes. El papel dura muy poco y genera una capa de ceniza que evita que entre aire al fuego, las astillas hay que prepararlas y es necesario que estén bien secas o en su defecto que contengan mucha resina. Y las piñas tienen la mala costumbre de soltar muchas chispas y a veces hasta explotar.

Para facilitar el encendido del fuego nosotros recurrimos a una receta casera donde aprovechamos restos de cera de velas que ya no nos sirven.

Necesitamos los siguiente:

Tarro con restos de cera
Bolitas de algodón o en su defecto de tela o de algún tipo de yesca parecido.
Pinzas para poder meter las bolas de algodón sin quemarnos.
Cazuela con agua.
Bandeja con periódicos o cartón.

Cuando una vela ya no nos sirve, generalmente siempre quedan restos de cera o parafina que no se han consumido. Esos restos los guardamos en un tarro de vidrio (mahonesa vacío o pepinillos, cualquier bote con tamaño medio y boca ancha nos vale) y cuando el bote está bien relleno lo ponemos al fuego al baño maría. Es muy importante no poner nunca la cera a derretir en un cacharro de metal al fuego, porque la cera puede arder y podemos tener un grave accidente. Siempre debemos usar una cazuela con agua y poner dentro el tarro.

Al cabo de un rato la cera se irá derritiendo y usaremos unas pinzas para ir introduciendo el algodón para impregnarlo de cera. Después lo pondremos en la bandeja con papel. Una vez enfriado se endurece y podremos almacenarlos.

Lo mejor que tiene este método para nosotros es que la mayor parte del material es reciclado por lo que salen muy baratas, se almacenan fácilmente y no entrañan ningún peligro. Son completamente impermeables y puedes transportar perfectamente en cualquier mochila sin problemas (aunque recomiendo llevarlo en una bolsa por si se derritieran un poco por culpa del calor, aunque no me ha pasado nunca)

Encendedores de Cera de Algodon

La parte negativa de este método es que solo podremos usar un encendedor cada vez y puede costar un poco que agarre la llama. Para eso lo mejor es arañar un poco con la uña para “despeluchar” un poco y así prende mucho mejor.

Una vez el encendedor está comenzando a arder podemos colocarlo fácilmente en el lugar que hayamos reservado para ello en la hoguera y veremos que tiene dos beneficios muy a tener en cuenta.

Lo primero es que duran mucho tiempo ardiendo, lo que facilita que ardan las pequeñas ramitas que hayamos puesto encima, incluso que se sequen un poco cuando están algo húmedas. También que una vez avanzado el fuego, el encendedor comienza a derretirse, esto provoca que la cera derretida fluya hacia abajo por la madera facilitando también que las llamas vayan prendiendo en algún punto más.

Es barato, tiene los beneficios de los encendedores ecológicos cuando está en frío y los del alcohol de quemar cuando está caliente. Además de que el proceso no perjudica al medioambiente.

Si queréis saber más sobre cómo encender un fuego fácilmente, os dejo el enlace del FUEGO INVERTIDO. ¡Esperamos que os haya gustado!

Cosas Imprescindibles: BioLite

Una de las primeras cosas que compramos fue la BioLite. Cuando tuvimos noticias de su existencia, todavía no estaban en el mercado y había que solicitar la reserva para que te avisaran cuando estuvieran disponibles. Venían directamente desde Estados Unidos. Ahora en cambio los tienes en Amazon sin problemas

p1030486

¿Qué es una BioLite? Pues una mini estufa que funciona con leña. Se podría decir que es una estufa portátil de leña. Se caracteriza sobre todo por la cantidad de accesorios que tiene y lo fácil que es prenderla. Además, su soporte naranja (el que podéis ver a un lateral en la foto) ayuda a avivar el fuego (tiene un pequeño ventilador) y… ¡a cargar cualquier aparato con USB!

El acople naranja funciona con energía calorífica. Por lo que se retroalimenta constantemente. Al encender el ventilador ayuda a avivar el fuego, por lo que genera más calor y ese calor genera más energía. Tanta, como para cargar un móvil.

Igual que con cualquier estufa de leña, necesita yesca y leña. En las fotos podéis vernos con las maderas astilladas encendiendo la BioLite.

En la siguiente foto, podéis ver hasta dónde alcanza la llama con el ventilador. A pesara de estar en interior:

p1030523

Uno de los accesorios más útiles que se le pueden encontrar es una parrilla. Muy útil dado que reutiliza el calor muy bien si vamos de camping. Aunque requiere de una inversión inicial, puedes usarlo en cualquier lugar natural dado que la materia prima que utiliza es inagotable.

p1030537

Aprovecha totalmente la energía calorífica que produce, ¡¡a nosotros nos encanta!! Creemos que es una de las herramientas más útiles para cualquiera que le guste la supervivencia.

Es más, mientras estamos haciendo de comer, podemos seguir alimentando la llama.

p1030544

¡¡A comer!!

Fuego Invertido

Como nos gusta mucho la vida en contacto con la naturaleza y las cosas “Rústicas/Rudimentarias” en muchas ocasiones en casa preferimos tirar de chimenea para calentarnos y tratar de usar algo menos la calefacción. Tenemos la suerte de vivir en una casa con chimenea, la cual tiene un tiro muy bueno y no revoca casi nada, así que no tenemos montado Caset.

IMG_2166.jpg

Hemos probado con diferentes opciones en lo que a tipo de leña y colocación de la misma se refiere, igual que los iniciadores y la opción que al final elegimos es la siguiente:

Ponemos leña de encina en la parte de abajo, colocando los troncos más gordos abajo del todo y en perpendicular la siguiente línea de troncos algo más finos, así hasta completar tres líneas completas, generalmente con siete u ocho troncos de diferentes grosores es suficiente.

img_2139

Encima de todo esto hacemos la típica casetita con astillas de pino con resina y como iniciador usamos unas pastillas caseras hechas a base de algodón empapado en la cera derretida (al baño maría) de restos de velas que hayamos ido usando en casa. Estas pastillas caseras son muy efectivas, se encienden fácilmente con un mechero en cuanto se las pellizca un poco con la uña, son impermeables, duran bastante y no dejan nada de olor, además, la cera al calentarse gotea y eso ayuda a la leña que está debajo a que prenda más fácilmente.

Llegado a este punto habrá quien, habiendo leído detenidamente lo anterior se esté preguntando ¿Encender un fuego por arriba? Pues si, al contrario de lo que mucha gente piensa no es necesario que la llama toque la madera para que esta se incendie, la temperatura generada por el fuego se reparte en todas direcciones y eso hace que la leña que está debajo vaya prendiendo también de forma más lenta y progresiva.

Puede resultar un poco chocante la disposición que usamos con la leña, lejos del tradicional tipi que se suele hacer poniendo la leña más fina en el interior y la más gruesa por fuera, o añadiendo progresivamente esta última según sea necesario. Nos decantamos por este método por varias razones.

La primera de ella es que evita el tener que estar metiendo leña a cada poco tiempo, aunque una vez arrancado con el sistema invertido (por llamarlo de alguna manera) se pueda añadir más leña si es necesario, una vez cogido el punto a la cantidad de leña y el tiempo que dura, se monta la pira al principio y no es necesario añadir más; quizá sea necesario aportar algo de aire con el fuelle, pero si la leña está bien colocada tampoco suele hacer falta.

El segundo motivo y para mí el más importante es que siguiendo éste método el calor desprendido es más continuado, trataré de explicarme: Con el método Tipi tradicional teníamos el problema de que el fuego agarraba muy rápido la leña y se consumía muy deprisa, generaba mucho calor durante un lapso de tiempo bastante corto, con el método Invertido esto no sucede, es fácil que apenas se note que la chimenea está encendida durante la primera media hora, pero pasado ése tiempo el calor desprendido es homogéneo a lo largo del tiempo y en general se aprovecha mejor la leña.

img_2164

El método invertido tiene seguidores y detractores, como todo en esta vida, por eso recomiendo probarlo y que cada cual juzgue por sí mismo.

Ejemplo de fuego invertido: http://www.woodheat.org/top-down-steps.html

Ejemplo de fuego Tipi o Tradicional: http://www.chimeneasllofrio.es/blog/como-encender-una-chimenea-de-lena-i/

PD: Más info sobre Encendedores: AQUÍ