Trucos para Niños: Luz en el Carrito

Un truco que usamos con el carrito del peque es incorporarle una linterna para cuando lo usamos de noche.

En general para quien vive en una ciudad bien iluminada no es un problema, pero en los pueblos, al menos en el nuestro, según la zona nos encontramos zonas de sombra, farolas estropeadas o directamente nos metemos a pasear por un camino y no hay ninguna luz.

Para estos casos utilizamos un sistema de iluminación igual que el de las bicicletas. Con un sistema de anclaje en el que ponemos la linterna cuando nos hace falta. Las linternas que solemos usar son recargables por USB y de LED’s. De esta manera duran más e iluminan mejor. La calidad tampoco es necesario que sea muy alta, tened en cuenta que si nos ilumina tres o cuatro metros por delante será suficiente para evitar escalones, agujeros o “cristalitos” de perro.

Recomiendo poner la linterna en la parte delantera más baja del carro. Si va cerquita del suelo el haz de luz iluminará más y no será solo un círculo que va delante de nosotros, sino un triángulo más parecido a la luz de los coches. A veces no es posible sujetarlo ahí, en ese caso siempre nos quedará la opción de colocarlo en el manillar del carrito. Pero donde no recomiendo colocarlo es en barra de seguridad que sujeta al peque, más que nada por que los enanos con esto se lo pasan pipa y les tendréis entretenidos, pero no vais a ver nada de nada.

En nuestro pueblo nos hemos encontrado reacciones un poco dispares. A algunos les hace mucha gracia cuando lo ven, pero la mayoría de gente que va con otro carrito lo ha mirado con ojos curiosos, y no descarto que alguno ya nos haya copiado la idea.

Intentaremos colgar algún vídeo de cómo funciona la luz del carrito para que podáis valorar si realmente os merece la pena o no.

Linternas. Tipos

Después de algún tiempo de parón, retomamos un poco la historia hablando de otro tema:

LINTERNAS

Debemos diferenciar entre dos grandes grupos

Iluminación personal

Consideraremos iluminación personal aquella que llevará cada persona de forma individual. Es recomendable siempre que sean de batería porque suelen tener mayor duración y potencia. Podemos distinguir tres tipos generales:

Frontales –> Tienen la ventaja de que dejan al usuario las manos libres, siempre enfocan allá donde el usuario esté mirando. Aunque eso a veces implica que nos ceguemos unos a otros al hablar y presentan la desventaja de que ocupan bastante espacio, al menos las que tienen una potencia y capacidad un poco más competitivas.

De mano –> Son pequeñas y por lo general bastante potentes. Concentran muy bien el haz de luz puesto que suele ser regulable y gracias a su escaso tamaño caben en cualquier bolsillo. Como inconveniente cabe señalar que su duración suele ser inferior y que siempre corren el riesgo de llevarse más golpes.

Inspección –> Son aquellas linternas que están pensadas para usarse en inspección de vehículos o situaciones semejantes. Se caracterizan por tener un haz de luz muy grande, iluminan muy bien, pero también son muy voluminosas.

Linternas Inspección

Como resumen dentro de las linternas individuales podríamos recomendar los siguientes usos:

Linterna de mano para llevar siempre encima en el día a día pasa que nos saquen de un apuro. Linterna frontal para aquellas ocasiones en las que sepamos con antelación que necesitaremos el uso de linternas. Y las de Inspección van muy bien para tener en casa en caso de corte de luz nocturno o para algún trabajo ocasional que tengamos que realizar.

Iluminación estática:

Dentro del grupo de iluminación estática, que serían aquellas que tenemos colocadas de forma permanente en algún lugar de la casa, la variedad es mucho más amplia.

Desde linternas de mano que al desenroscar una parte se convierten en pequeñas linternas ambientales

Como sistemas de baterías placa solar y bombillas de 12V que instalamos en algún sitio por ausencia de toma eléctrica o para tener un método de iluminación en caso de apagones.

En todo caso, personalmente recomiendo utilizar métodos alternativos más tradicionales pero también más fiables.

Velas

O Candiles

Personalmente recomiendo tener una forma alternativa de iluminación por cada estancia. Y siempre un método portátil en un lugar donde todo el mundo sepa que está. En el caso de usar métodos basados en el fuego, como velas, es muy recomendable dejar siempre al lado un mechero o unas cerillas, sino es difícil encontrarlo cuando nos haga falta.

Por regla general, en caso de quedarnos a oscuras de forma repentina, lo primero que haremos todos será echar mano del móvil que suelen tener linterna. A partir de ahí utilizaremos métodos portátiles si estamos fuera de casa o métodos más estáticos dentro de ella.

Como truco un poco al hilo del post, os muestro una idea que nosotros usamos y es bastante práctico:

Foco solar de led’s

Estos focos que se cargan de forma muy eficiente con luz solar, y gracias a Led’s iluminan mucho con poco consumo. Incorporan un sistema por el cual dejan de iluminar cuando cargan.

Nosotros las usamos normalmente con el peque. A veces no le gusta quedarse a oscuras en la habitación a la hora de dormir. Al ser solar, no generan gasto si se quedan toda la noche funcionando. También vienen muy bien en caso de cortes intermitentes de luz. Cuando reciben luz, se apagan y vuelven a encenderse solos en caso de corte de luz. Así no nos quedaremos nunca a oscuras.

Por último, no hemos podido evitar comprarle a nuestro peque también esta linterna manual con sus personajes favoritos:

Linternas Peque 2